Marido y mujer, fundadores de Saida, un salón de belleza y masajes en Astana. Junto con un sólido equipo de especialistas en belleza, ayudan a sus clientes a mantenerse jóvenes y hermosas.